jueves, 14 de agosto de 2008

El Manto Amarillo


` Avanzaba el dia, avanzaba y Gautama seguia inmovil como una estatua. Volvieron una vez mas la noche y la oscuridad; y otra vez al acercarse la aurora, aparecieron debiles rayos de luz en el firmamento y luegoel sol asomo en el horizonte. Pero esta vez el sol le trajo al Buda la iluminacion. Como si hubiese sido por un rayo, se le ocurrio a Gautama una idea, y encontro una respuesta, o al menos una solucion parcial de los problemas que le obsedian. Lo habia iluminado un nuevo conocimiento, se habia convertido en "el Despierto", que en la India es "El Buda".
Habia iluminado su espiritu lo que habia sucedido durante su meditacion en el plano astral, poseia discernimiento y recordaba las cosas vistas en el plano astral. Sabia que ahora quedaria exento de la infelicidad de la Tierra, exento de volver a la Tierra en el ciclo interminable del nacimiento, la muerte y el renacimiento. Habia obtenido el conocimiento de porque el Hombre debia sufrir, cual era la causa del sufrimiento, su naturaleza y como podia terminar.

(...)

Toda persona en algun momento, tiene que hacer frente al sufrimiento y al motivo del sufrimiento. Toda persona tiene que soportar el dolor fisico, mental y espiritual, pues sin dolor no puede haber en la Tierra instruccion, no puede haber purificacion ni liberacion de la escoria que al presente rodea al espiritu del Hombre.
SOLO PUEDO CONSEGUIR LA FELICIDAD COMPRENDIENDO LAS CAUSAS DE LA INFELICIDAD Y EVITANDOLAS

(...)

En consecuencia, debemos dejar de perseguir las cosas inutiles de la carne, las cosas que no perduran en el otro mundo. ´

1 comentario:

Maris.~ dijo...

dani, me encantó lo lei
de dónde tomaste estas palabritas? me dieron ganas de leer más al respecto, es tan verdad, si no existieran las cosas malas o feas o tristes o infelices, nunca podríamos distinguir los sentimientos antagónicos a estos, lo cual sería una verdadera pena.

en septiembre me voy para bs as! andá buscando lugares para que saquemos fotos =)

un abrazo grande!