sábado, 19 de julio de 2008

Afrodita ~


(...)
Bajo el mantel, las rodillas se rozan por azar y ese contacto, casi imperceptible, los golpea como una corriente poderosa, una llamarada iracunda sube por los muslos y enciende los vientres.
Nada cambia en sus posturas, pero el deseo es tan intenso, que puede verse, palparse, como una niebla candente borrando los contornos del mundo circundante.
Solo ellos existen. El mesonero se acerca para escanciar mas vino, pero no lo ven. Tiemblan.
Ella levanta el tenedor, abre los labios y desde el otro lado de la mesa él adivina el sabor de su saliva y la tibieza de su aliento, siente la lengua de ella moviendose en su propia boca como un molusco sofocante y terrible. Se le escapa un gemido que, de inmediato, disimula tosiendo con discreción y llevándose la servilleta a la cara.
Ella tiene la vista fija en la ultima ostra del plato de su compañero, una vulva hinchada, palpitante, indecente, mojada de leche oceánica, síntesis de su propio desvarío. Nada revela la turbación de ambos. En silencio cumplen con decoro, paso a paso, los ritos precisos de etiqueta; pero no oyen las notas del pianista animando la noche desde un rincon del salon palaciego, los aturde el estrepitoso huracan del deseo en sus pechos.
Fuerzas primitivas se han desencadenado: tambores y jadeos de guerra, imagenes de carne desnuda y de abrazos crueles, de lanzas inflamadas y flores carnívoras. Sin tocarse, perciben el calor del otro, las formas secretas de sus cuerpos en el acto de entrega y placer. No se miran a los ojos, observan las manos del otro, elevan la copa en un brindis cargado de intenciones, por un instante las miradas se cruzan y es como si se besaran... (...)

Fragmento de Afrodita - (Isabel Allende)


2 comentarios:

Maris.~ dijo...

Que magnífico escribe, cada palabra, cada detalle, es como ser la protagonista.

La fotosensual :) no esperaba menos de vos.

Un abrazo que te dure, Dani!

Una tal VaNe dijo...

Ah bueno... que texto por favoooor! me encanto, nunca lo habia leido... mil gracias por haberlo publicado jaja, ya lo estoy buscando completo!

saludos

Una tal Vane